Inicio Creepypastas Blackryan

Blackryan

48
Compartir

pescadorMe llamo Ryan Abest. Era una persona normal con aficiones normales, una de las cuales era ir de pesca, ir de pesca en solitario es muy aburrido, cuando yo inicié en la pesca soóo tenía una caña de pescar cochambrosa y una barcaza de madera que cada vez que me iba a pescar volvía con algún nuevo agujero, en una de mis ‘ salidas de pesca ‘ me encontré a un tipo llamado Derek, nos caímos bien desde el primer momento, también le gustaba pescar pero su problema es que no tenía ninguna barca para adentrarse en el mar, cosa que le hacía mucha ilusión, así que lo que hacíamos era que nos íbamos en mi barcaza y pasábamos los días juntos por ahí pescando, fueron varios meses de entretenimiento hasta que un día a la barca se le hizo un agujero que provocó que se hundiese en el fondo del lago que estábamos y tuvimos que volver a la orilla a nado, desde ese día empezamos a ahorrar para comprar una nueva barca, un día leímos en el periódico que habían atrapado a un asesino que iba por ahí matando a gente con arpones pensamos que era una locura ¿Cómo iba con el arpón por la calle?
Eso es muy difícil de esconder, no le dimos mucha importancia ya que era un ‘loco más que se dedicaba a hacer locuras’. Uno de los días que nos fuimos de pesca conocimos a Andrew, una persona muy amable aunque un poco egocéntrica, también le gustaba pescar así que rápidamente encajó con nosotros, Derek y yo no éramos más que dos personas que buscaban entretenerse haciendo lo que más nos gusta, como todavía no teníamos el dinero para comprar una nueva barca usábamos la de Andrew aunque no le gustaba mucho la idea ya que la forzábamos mucho y él quería mucho a su barca, durante más de tres años estuvimos ahorrando para comprarnos nuestra nueva barca que iba a acompañarnos siempre que nos fuéramos por ahí de pesca, nos comprarnos una de las barcas más caras que había a la venta ya que si estábamos ahorrando tanto tiempo para algo sería ¿No?
La barca iba perfecta aunque hacía unos ruidos raros pero nos lo pasábamos bien, un día preparamos lo que nosotros llamábamos ‘nuestro día de mar’ que consistía en prepararnos bien y pasar todo el día por ahí.
>Ese día había una tormenta y aunque Andrew nos dijo que canceláramos el proyecto, ni Derek ni yo queríamos cancelarlo ya que nos hacía mucha ilusión estar todo el día por ahí de pesca que era nuestra mayor pasión.
De repente la tormenta se hizo más intensa y en ese momento tuvimos que agarrarnos a la barca para no caer al agua, no se veía nada a más de cinco metros de la cara, unos minutos más tarde cuando la tormenta empezó a amainar nos dimos cuenta de algo, el mayor problema no era la lluvia, era el viento ya que nos había desplazado mucho y no sabíamos dónde estábamos, unas horas más tarde avistamos un faro, ‘estamos salvados’ dijimos todos a la vez pero no fue así por mucho tiempo, una fuerte ola golpeó la barca y provocó que Derek cayese al agua, cuando Derek cayó se escuchó cómo el motor fueraborda le atrapó las piernas y podía oírse el crujir de sus huesos rompiéndose con las hélices del motor.
‘Para el motor’ le dije a Andrew pero él me respondió de una manera que recordaría toda mi vida ‘no puedo apagarlo’ le pregunté que por qué no y me dijo que porque estábamos muy cerca de la costa y si lo apagaba haría que no llegásemos, yo le dije que no pasaba nada si parábamos el motor, cogíamos a Derek, lo subíamos a la barca y seguíamos que era en muy poco tiempo, pero Andrew me impidió que apagase el motor, yo no podía seguir ahí escuchando los gritos agonizantes de Derek o…
Al menos no pudiendo salvarle… como último acto cogí la nevera que llevábamos para pasar el día y le pegué con ella en la cabeza a Andrew, lo dejé inconsciente, apagué el motor rápidamente pero ya era demasiado tarde, Derek había perdido mucha sangre, y no podía hacer nada para salvarle, al llegar a la costa Andrew ,que ya se había despertado, se fue corriendo dejándome a mí solo con Derek, me fui al hospital cargando con Derek por si podrían salvarlo pero me dijeron que no, unos días más tarde fue su entierro, entre la gente que había acudido a despedirse de Derek me di cuenta que faltaba alguien, Andrew.
Furioso y triste por perder a mi mejor amigo me quedé en casa estuve más de un año y medio en casa sin salir, la visión de cómo murió Derek me acompañaba todas las noches, el hecho de no haber podido salvarlo me atormentaba día tras día, en un momento comprendí que el auténtico culpable de la muerte de Derek no fui yo, fue Andrew.
Así que para vengarme decidí matarlo de la manera mas cruel que se me ocurrió arrancándole la columna vertebral y dejándola colgando como si fuera la palanca del motor fuera borda que no me dejó apagar

Comentarios