La leyenda del tren fantasma “Silverpilen”

    38
    Compartir
    el tren silverpilen

    Si hay algo más interesante que los barcos fantasma, sin duda son los trenes fantasma, ya que sus apariciones están mucho más al alcance de la gente y no reservadas para un pequeño grupo de rudos marineros. Las leyendas de los trenes embrujados existen prácticamente desde que los primeros ferrocarriles comenzaron a funcionar hace ya más de dos siglos.

    una de las más famosas es la que se refiere a un tren conocido como Silverpilen (“la flecha plateada”) en la ciudad de Estocolmo, en Suecia.
    Los primeros rumores aparecieron muy pronto, la gente decía que un tren blanco y resplandeciente recorría las líneas del metro a toda velocidad durante la noche.
    Como en toda leyenda urbana, existen diferentes versiones de la leyenda. Algunas versiones afirman que el tren había sido visto únicamente por los trabajadores del metro que suelen hacer labores de mantenimiento de la red por la noche cuando las líneas son cerradas al público. Otras, aseguran que el tren sólo circula después de medianoche por algunas estaciones. Incluso hay versiones que llegan a afirmar que, en algunas ocasiones, el tren ha sido visto parando para recoger a algunos pasajeros.

    Una de las versiones más extendidas relaciona el Silverpilen con la estación fantasma de Kymlinge.

     

    Kymlinge

    Kymlinge es una estación que iba a pertenecer a la línea 11 y que nunca entró en funcionamiento porque nunca fue acabada. Esta estación está situada en medio de un bosque a las afueras de Estocolmo, que fue proyectada, en la decada de los 70, para unir un futuro barrio obrero con la ciudad, el proyecto fue abandonado y la estación quedó inacabada.

    Pues en esta versión de la leyenda, los pasajeros que son recogidos por el Silverpilen, son apeados en la estación de Kymlinge una vez que han muerto. De esta versión de la leyenda surge un dicho que viene a decir algo como “sólo los muertos se bajan en Kmlinge (Bara de döda stiger av i Kymlinge)”. Hay estudiosos que relacionan esta leyenda con la leyenda del Holandés Errante, ya que aquellos que subían a él no podían abandonarlo con vida.

    Esta leyenda urbana alcanzó gran popularidad durante la década de los 70, tanto es así que, en 1980, fue recogida y publicada por Bengt Klintberg. El 10 de diciembre de 1997, la serie sueca “Det spökar (Los fantasmas)” emitió un capítulo dedicado a esta historia.

    Comentarios